top of page
WhatsApp Image 2023-12-18 at 10.32.41 AM.jpeg
Mano tocando el agua

Uso eficiente del agua

El uso eficiente y ahorro del agua a nivel mundial se ha convertido en una necesidad crucial para garantizar la sostenibilidad del recurso hídrico, considerándolo como un “recurso finito y vulnerable, esencial para sostener la vida, el desarrollo y el ambiente”, teniendo en cuenta que su “gestión debe basarse en un enfoque participativo, involucrando a usuarios, planificadores y los responsables de las decisiones a todos los niveles” (Conferencia internacional sobre el Agua y el Medio Ambiente, Dublín 1992), el uso eficiente del agua implica entre otros, caracterizar la demanda del agua (cualificar y cuantificar) por parte de los diferentes usuarios y analizar los hábitos de consumo para emprender acciones dirigidas hacia cambios que optimicen su uso, así como a la promoción de prácticas que permitan favorecer la sostenibilidad de los ecosistemas y la reducción de la contaminación.

Consumo eficiente de agua en las viviendas

Cuando se habla de consumo eficiente de agua en las viviendas, en realidad se trata de un concepto muy parecido al de eficiencia en el uso de la energía: reducir consumo y que el consumo del recurso, bien sea agua o bien sea energía, provenga de renovables. Se puede afirmar que cuando el agua utilizada en una vivienda, proviene por ejemplo, de la recogida y almacenamiento de agua de lluvia en el sitio, y que además también es tratada in situ, dicha vivienda, en su funcionamiento, se aproxima al estándar de consumo nulo, como sucede en las net zero home, respecto al consumo de energía.

Reciclar agua también es posible, por ejemplo, llenando las cisternas de los inodoros con agua que provenga del lavabo del aseo, o bien de la ducha (aguas grises); e incluso mediante la recogida de agua de lluvia y previamente tratada.

El agua es un recurso natural y de primera necesidad para la vida en el planeta.

También es un factor determinante para la evolución de la sociedad. Se utiliza, para beber, aseo personal, cocinar, regar, llenar piscinas, entre otros usos  o para obtener energía y consumo industrial. La naturaleza, al completar el ciclo natural del agua, hace que ésta no se pierda y vuelva a ser utilizada por los seres vivos, por eso se dice que el agua es un recurso natural renovable. Es considerada como un recurso renovable cuando se controla responsablemente su uso.

El agua como se ha dicho anteriormente es indispensable para la vida del ser humano (aseo, alimentación y ocio) pero además es  fundamental en las actividades industriales del hombre (energía eléctrica, desarrollo de actividades agrarias, turísticas, etc.) por ello  es factor determinante en el desarrollo de una sociedad. Hay que usarla responsablemente, tomando conciencia de que no hay que malgastarla y evitar su contaminación.

En las grandes industrias y empresas se desperdicia mucha agua, ya sea por poca concienciación, ya sea por un problema económico, lo que lleva a la carencia de plantas depuradoras de agua lo cual no permite que esta agua pueda volver a utilizarse. No sólo la industria derrocha agua, también los hogares domésticos la desperdician porque no hay conciencia de su ahorro y se utiliza más de lo que se necesita.

Sustentabilidad-Consejos-para-ahorrar-agua.jpg
Multitud

El aumento de la población mundial, hace que aumente la demanda de agua limpia.

La escasez del agua afecta a millones de personas en todo el mundo, sobre todo a los países más pobres, que sufren muchas enfermedades relacionadas con la calidad del agua (diarrea, cólera, etc.). El acceso al agua potable reduce la mortalidad en la población, principalmente en la infantil. Estudios de la FAO estiman que antes del 2030, el 20% de los países en vías de desarrollo tendrán problemas para el acceso al agua.

La desigual distribución y la gestión ineficaz provocan que millones de personas no tengan acceso al agua potable, y que, si se sigue esta tendencia, en menos de veinte años el número de personas privadas del acceso al agua potable se multiplique por cuatro.

El agua, un recurso natural considerado como renovable, en la actualidad, pasa a ser no renovable y limitado, debido al desequilibrio del ciclo hídrico, propiciado por la deforestación, sobreexplotación de los acuíferos, gestión ineficiente y contaminación.

La escasez y la dificultad de acceso al agua de calidad es un auténtico problema a nivel mundial. Analizado el problema causante, es imprescindible que se reaccione y plantear nuevas formas para enfrentarse a esta situación, garantizando este bien tan preciado, que es el agua, a todos los seres que habitan el Planeta, agudizando el ingenio y apelando al intelecto y la tecnología.

El agua es el recurso natural más importante y la base de toda forma de vida, es un factor decisivo para el desarrollo de la sociedad y el crecimiento económico.

También es un factor determinante para la evolución de la sociedad. Se utiliza, para beber, aseo personal, cocinar, regar, llenar piscinas, entre otros usos  o para obtener energía y consumo industrial. La naturaleza, al completar el ciclo natural del agua, hace que ésta no se pierda y vuelva a ser utilizada por los seres vivos, por eso se dice que el agua es un recurso natural renovable. Es considerada como un recurso renovable cuando se controla responsablemente su uso.

El agua como se ha dicho anteriormente es indispensable para la vida del ser humano (aseo, alimentación y ocio) pero además es  fundamental en las actividades industriales del hombre (energía eléctrica, desarrollo de actividades agrarias, turísticas, etc.) por ello  es factor determinante en el desarrollo de una sociedad. Hay que usarla responsablemente, tomando conciencia de que no hay que malgastarla y evitar su contaminación.

En las grandes industrias y empresas se desperdicia mucha agua, ya sea por poca concienciación, ya sea por un problema económico, lo que lleva a la carencia de plantas depuradoras de agua lo cual no permite que esta agua pueda volver a utilizarse. No sólo la industria derrocha agua, también los hogares domésticos la desperdician porque no hay conciencia de su ahorro y se utiliza más de lo que se necesita.

Disfrutando del agua limpia

Huella hídrica (El agua virtual)

  La huella hídrica es un indicador del uso de agua dulce que hace referencia tanto al uso directo del agua de un consumidor o productor, como a su uso indirecto. Puede considerarse como un indicador integral de la apropiación de los recursos de agua dulce, ya que se utiliza para medir el volumen total de agua dulce usado para producir los bienes y servicios producidos por una empresa, o consumidos por un individuo o comunidad. 

El uso de agua se mide en el volumen de agua consumida, evaporada o contaminada, ya sea por unidad de tiempo para individuos y comunidades, o por unidad de masa para empresas. La huella hídrica evalúa tanto el uso de agua directo como el indirecto y se puede calcular para cualquier grupo definido de consumidores (por ejemplo, individuos, familias, pueblos, ciudades, provincias, estados o naciones) o productores (por ejemplo, organismos públicos, empresas privadas o el sector económico).

bottom of page